Coronavirus,  Guias de viaje,  Italia,  Lugares Escondidos,  Mis experiencias

Votigno di Canossa: Descubre un pueblo antigüo que se sumerge en la cultura tibetana

Hacía varias semanas que teníamos ganas de visitar este pueblo. Encontramos información sobre él en blogs de otros viajeros y la verdad que apenas leímos sobre él nos interesó enseguida. Un pequeño pueblo medieval que habla sobre el Tíbet y su cultura. ¿Quién podría imaginarlo?

En las colinas de Reggio Emilia, existe esta joya: Votigno di Canossa. Aquí arriba el mundo parece haberse detenido en tiempos lejanos donde, completamente inmerso en la naturaleza, entre silencios, estatuas y frases inspiradoras se respira una paz que pocos lugares del mundo transmiten.

241755239_918415099088622_2491191220368436168_n

Desde los años noventa, Votigno di Canossa ha encerrado entre sus muros "La Casa del Tíbet", encargado por Stefano Dallari e inaugurado por el Dalai Lama. Es una estructura única en Italia, e incluso la primera en Europa, donde los monjes y otros entusiastas pueden rezar, asistir a conferencias y sumergirse en cuerpo y alma en la cultura tibetana.

Apenas uno entra es recibido por una estatua budista y frases que inspiran e intentan que el ser humano abra su mente para poder sumergirse en el mundo del conocimiento espiritual. Este pueblo tiene la particularidad de ser un lugar en el que la paz te invade, y desde el primer momento podemos observar su historia, antigua e interesante gracias al pequeño conjunto de casas en piedra, la torre y sus colores.

Su historia es bastante especial, no solo resurgió gracias a la iniciativa de voluntarios sino que esconde un particular. Se dice que aquí se alojaban las tropas que protegían el Castillo de Canossa(los invito a buscar su historia que es muy interesante), de los cuales restos se encuentran a poca distancia el pueblo.

241965870_155941106694641_6825147944445048097_n
242105738_250625780327605_406302348951446001_n

El Museo del Tíbet

Inaugurada por el Dalai Lama en 1999, incluye entre su patrimonio vestimentas, muebles, cerámicas, estatuas e instrumentos musicales que dan testimonio de los múltiples aspectos de la cultura tibetana, creando un camino lleno de sugerencias para descubrir la vida cotidiana, la religión y las tradiciones de este pueblo. . La documentación incluye las fotografías originales en blanco y negro de la colección de Fosco Maraini, el mayor tibetólogo italiano, tomadas en el Tíbet en 1937 y 1948, y las imágenes del fotógrafo y periodista indio Vjray Kranti, dedicadas al éxodo tibetano.

La entrada nos costó 3 euros por persona y en su ingreso fuimos guiados por el administrador del lugar, quien nos indicaba la utilidad de cada objeto y mandala. A esto le sumamos la experiencia fantástica de recibir las vibraciones del Gong luego de que quien nos guiaba lo sonara, realmente una experiencia única y recomendable.

Consejos y recomendaciones

En la entrada del pueblo se encuentra un estacionamiento gratuito en el cual pueden dejar el auto/moto sin problemas, eso si, los puestos son limitados pero dado el pueblo es pequeño y fácil de visitar, las personas que van no demoran mucho tiempo en irse.

A nosotros nos tomó una hora y algunos minutos visitarla. Nos habría gustado detenernos en el bar pero ya veníamos de visitar las Ruinas Arqueológicas y el Museo al abierto de Terramara (artículo que les dejo a continuación).

242041837_1535483553455130_6474649132007890077_n

Otros puntos a considerar son los horarios en los que es posible visitarlo y sobre todo, les aconsejo entrar en la página oficial para ver la disponibilidad de acceso porque a nosotros nos pasó que fuimos y estaba cerrado por un evento (matrimonio) que estaba llevándose a cabo en el lugar.

¿Cómo llegar?

Para llegar al pueblo, si salen de Bolonia como nosotros, quizás la mejor opción es ir en auto. Tardamos aproximadamente 1 hora y media para llegar al pueblo. En transporte público no hay conexiones directas y se tardaría bastante en llegar. Lo mismo si vienen desde Reggio Emilia, en auto les llevará unos 40 minutos de viaje para poder dirigirse al pueblo medieval.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *